Inicio resto Hormigón de cáñamo: desde puentes romanos hasta posiblemente el material del futuro

Hormigón de cáñamo: desde puentes romanos hasta posiblemente el material del futuro

Por droga

Hormigón de cáñamo: desde puentes romanos hasta posiblemente el material del futuro

La historia de Cannabis sativa en todo el mundo está rodeada de muchos prejuicios y contradicciones. Se estima que el cáñamo fue una de las primeras plantas cultivadas por la humanidad.

Los arqueólogos han encontrado restos de tejidos de cáñamo de la antigua Mesopotamia (ahora Irán e Irak) que se remontan al 8000 a. C. [1]. Existen registros similares en China que documentan el consumo de semillas y aceites de cáñamo, que datan del 6 al 4 mil a.C. A su llegada a Europa se utilizó principalmente para la fabricación de cuerdas y tejidos de barcos: incluso las velas y cuerdas de los barcos de Cristóbal Colón estaban hechas de este material. Asimismo, los primeros libros después de la invención de Gutenberg de la imprenta y muchas pinturas de Rembrandt y Van Gogh fueron hechos de cáñamo.

El uso del cáñamo para la construcción civil tampoco es nuevo. El mortero de cáñamo se descubrió en los pilares de los puentes construidos por los merovingios en el siglo VI, en lo que hoy es Francia. También se sabe que los romanos usaron fibras de cáñamo para fortalecer el mortero en sus edificios. Hoy en día, aunque existen barreras legales en muchos países, el uso del cáñamo como material de construcción ha producido resultados alentadores, y la investigación muestra sus fuertes propiedades termoacústicas y duraderas. El cáñamo se puede formar en paneles fibrosos, revestimientos, láminas e incluso piedras.

La versatilidad del cáñamo.

Es importante comenzar señalando que aunque el cáñamo y la marihuana pertenecen a la misma especie (Cannabis sativa), son clasificaciones independientes con características diferentes. La marihuana tiene porcentajes más altos -hasta un 20%- de THC (tetrahidrocannabinol), el principal compuesto psicoactivo de la marihuana y que se encuentra principalmente en la flor de la planta. El cáñamo industrial, a su vez, se cultiva por sus semillas, fibra y tallo y contiene alrededor de un 0,3 % de THC, que no es suficiente para afectar a nadie.

El cáñamo requiere poca agua para crecer y, por lo tanto, no requiere riego artificial y crece unas 50 veces más rápido que un árbol. Después de ser cosechadas y cortadas, las plantas se secan durante unos días antes de agruparse y verterse en recipientes con agua, lo que hace que los tallos se hinchen.

Después del secado, las fibras se pueden utilizar, entre otras cosas, para la producción de papel, tejidos, cuerdas, envases biodegradables, biocombustibles y materiales de construcción. En este último caso, el material se puede utilizar como aislante termoacústico, como lana de vidrio o piedra, o como hormigón de cáñamo, a menudo denominado "hempcrete".

Para hacer concreto de cáñamo, se mezclan hormigoneras, cáñamo, piedra caliza en polvo y agua para obtener una pasta espesa. Debido a las reacciones químicas entre los componentes, la mezcla se petrifica y se convierte en un bloque ligero pero muy resistente. Para hacer paredes, la mezcla se puede organizar como bloques, pulverizar o verter en formas lineales, utilizando los mismos métodos que la construcción de paredes de barro.

Propiedades extra positivas del hormigón de cáñamo

La innovación del hormigón de cáñamo como material de construcción reside en su función como material multifuncional. Puede reemplazar completamente los agregados minerales en el concreto convencional, e históricamente se agregó al concreto y morteros para evitar la extracción en yeso o ladrillo de arcilla. Después del curado, retiene una gran cantidad de aire, con una densidad igual al 15% del concreto tradicional, lo que lo convierte en un excelente aislante térmico y acústico.

Una característica interesante del material es que es un buen aislante térmico y tiene una alta inercia térmica. Es decir, el hormigón de cáñamo, si bien es liviano y poroso, puede almacenar energía rápidamente y liberarla gradualmente, haciéndola efectiva para climas con altas fluctuaciones de temperatura entre el día y la noche.

También tiene buena resistencia al fuego, no es tóxico y es naturalmente resistente a hongos e insectos. Incluso hay estudios que sugieren que el hormigón de cáñamo es un material negativo en carbono, que, además de compensar el carbono emitido durante la producción, en realidad almacena carbono adicional en el material mismo.

Para lograr estas propiedades termoacústicas, el material debe "respirar", es decir, interactuar con el ambiente interno y externo, permitiendo que el cáñamo absorba, disperse el vapor de agua (humedad) y ablande las fluctuaciones de temperatura. Los muros de hormigón de cáñamo pueden incluso recibir revestimientos siempre que permitan estos intercambios.

También desventajas al usar hormigón de cáñamo

Sin embargo, el rendimiento mecánico del hormigón de cáñamo es muy inferior al del hormigón o acero tradicional. Tiene una resistencia a la compresión de 2 MPa cuando no supera una densidad de 1000 kg / m2, que es comparable a los ladrillos de adobe (franco). Funciona mejor como una cerca que para paredes autoportantes. Otras desventajas en comparación con la mampostería ordinaria son el tiempo de curado, que puede reducirse utilizando ladrillos. Además, sigue siendo un producto relativamente costoso con poca información y mano de obra disponible para trabajar eficazmente con esta tecnología.

Legislación y el futuro del hormigón de cáñamo.

Si bien esta realidad está cambiando lentamente, gran parte de la falta de estudios técnicos sobre este material se debe a la legislación. La historia muestra que la guerra contra el cannabis, más que científicamente justificada, fue motivada por factores raciales, económicos, políticos y morales.

Además, la misma prohibición de la droga a menudo se aplica a las plantas que no se usarían recreativamente. Gradualmente, los países de todo el mundo han reconsiderado estas prohibiciones, y algunos países permiten el cultivo legal de plantas de cannabis para uso medicinal e incluso recreativo. Actualmente, China es el mayor productor mundial de cáñamo, con más del 70% del total mundial. Sin embargo, otros países también son relevantes para la producción mundial de cáñamo.

La investigación, las pruebas y la experimentación son esenciales para hacer que este prometedor material sea más popular y económico para su uso masivo en la construcción. Quizás una de las plantas más antiguas cultivadas por la humanidad podría convertirse en un material de construcción sostenible y eficiente del futuro.

Las fuentes incluyen ArchDaily (EN), Revista Vents (EN)

Artículos Relacionados

Deja un comentario